Emoción a flor de piel:

khantry design

La Película, 48' de tensión y emoción:

khantry design

Y así conocí la ciudad:

khantry design

Próximamente, Formulario inscripcion
Próximamente, Proyecto Biciescuelas

Cto. España junior - Bejar
JUDEX 2011 en Cáceres
Fuente de Cantos Motor - 2
Las reflexiones de Carlos Sastre
Maestro y Aprendiz (2)
Rodando en la Carlos Sastre II
Quebrantahuesos 3 - A meta


Contacta con nosotros

Estadísticas

Hoy:9
Ayer:372
Máx. en un día2113
Día de máx. visitas:16-12-2012

Acceso



¿La vida es dura? Hablen con Nairo Quintana.

Miércoles, 17 de Abril de 2013 19:11 Luis Guinea.
Imprimir
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Comparte



Con frecuencia me/nos encontramos con gente instalada en una queja permanente. La vida es una mierda, según ellos. Siempre hay problemas, todo son dificultades, nadie les comprende... son víctimas de una especie de conspiración mundial contra ellos. A ese grupo de personas, más numeroso y cercano de lo que pensamos, les recomendaría mantener una conversación con un tipo llamado Nairo Quintana, que es ciclista y al que le ha vida le ha dado tortas como panes. Es un colombiano de 23 años, menudo, que habla despacio, pensando bien lo que dice, y que cuando te desgrana su vida (con la que se podría escribir una gran novela o hacer una buena película), lo hace mirándote a los ojos y hablando despacio. Hace unos días pasé dos horas con él, y me hizo pensar que, en el fondo, somos unos mierdas y no tenemos derecho a quejarnos de nada.
La vida de Nairo Quintana arrancó hace 23 años en una ciudad de la provincia de Boyacá, Cómbita. Él es el penúltimo de cinco hermanos de una familia en el que las cosas nunca han sido fáciles. Contaba Nairo cómo su padre tuvo un grave accidente de tráfico a los 7 años que lo dejó físicamente muy mermado. Después de 16 operaciones ha conseguido salir adelante con una invalidez parcial. En esas circunstancias ha sido capaz de sacar adelante a una prole de cinco hijos, por medio de una pequeña tienda que regentaba -uno de estos comercios en los que hay de todo-, la venta ambulante de verdura y productos del campo y todo pequeño trabajo que les podía reportar algún ingreso. Los Quintana son tipos hechos a sí mismos, educados no en la sobriedad, sino en la necesidad que saben mejor que nadie lo que cuesta ganar un euro y tener algo.
Nairo es ciclista por accidente. Como no había dinero en casa, un día le pidió a su padre que le comprara una bicicleta para ir al colegio y así ahorrar billetes de autobús. Desde su pueblo hasta el cole hay 16 kilómetros de puerto a 3.000 metros de altitud y un 8% de desnivel. Tenía que hacer ese viaje todos los días, cargado con su mochila de libros y cuadernos. Contaba Quintana que un día volviendo de clase en su pesada bici de montaña, vio a unos ciclistas profesionales entrenando por el camino de vuelta a casa. Flipaba con sus máquinas y su material, iban subiendo, subiendo y el grupo se hacía cada vez más pequeño, más pequeño, y él les aguantaba con su mountain y su mochila bien cargada. Hasta que llegaron tres a la cima, al pueblo. Él entre ellos. Aquello le abrió los ojos, descubrió que la bicicleta podía ser algo más que un medio de transporte. Y hay un detalle que no se puede pasar por alto. Cuando Nairo desmigaba este episodio, podía haber dicho quiénes eran los profesionales colombianos a los que se pasó por la piedra en un puerto con 15 años y una pesada bici de montaña, y no quiso hacerlo. Hoy Quintana es uno de los ciclistas profesionales con más proyección del mundo.
En dos horas de conversación Quintana iba enlazando episodios, pinceladas de una vida que no deja de asombrar. Cuando no estaba en el colegio, Nairo y sus hermanos trabajaban el campo, ayudaban a su padre en la venta de género por los pueblos cercanos, y si se quedaban en casa preparaban la comida para los demás, hacían las tareas domésticas... o simplemente se ponían a aprender cómo arreglar un coche, mecánica, lo que fuera. Era una cuestión de pura supervivencia familiar.
A quienes andamos en bici o a quienes les gusta un deporte, tenemos el vicio de mirar, comprar y cambiar de material cuanto menos tiempo mejor. Vivimos de tal manera que las cosas ya ni se arreglan, ni se reciclan. A la mínima tara, se cambian. Te remueve y hace pensar oír cómo Quintana recordaba su primera bicicleta, un hierro de mala muerte, pesado, al que poco a poco le fue cambiando las piezas y los componentes mientras sus compañeros/rivales montaban máquinas de última generación. A pesar de correr con un yunque de bici era capaz de subir mucho más rápido que los demás. Contaba con gracia que los colombianos suelen arrastrar fama de malos y torpes bajadores, cuando en realidad el origen estaba en las ruedas y cubiertas que eran de una pésima calidad.
Suele decir un amigo que la energía de muchos inmigrantes está en su necesidad. "Son tipos que han pasado hambre, y que saben lo que cuestan las cosas". Quintana corre en el Movistar, uno de los mejores equipos del mundo. Llegó al ciclismo tarde, a los 20 años, pero es una esponja viviente. Se queda con todo, aprende allí donde está, sabe lo que quiere y cómo lo quiere conseguir. Ya ha hecho algo de dinero, que lo emplea en ayudar a su familia. Si las cosas van como hasta ahora, puede tener la vida resuelta en diez años. Los genios de la escalada como él están bien pagados en el ciclismo Europeo, porque marcan la diferencia. Nairo pasa más de la mitad del año en Pamplona, en un piso con otros ciclistas colombianos. Lleva una vida austera, casi ascética. Entrenar, descansar, cocinar y cuidarse. "Para mí esto es un trabajo, estoy aquí para trabajar, no para perder el tiempo, ir a conocer sitios o pasar unos meses", dice. Al otro lado del océano ha dejado a sus padres, hermanos y a su novia. Para muchos sudamericanos Europa termina haciéndose una tortura, y no sólo porque el clima es mucho más crudo que en aquella parte de América, sino por una sensación, la de "extrañar" a su tierra y a sus gentes. Extrañar, qué verbo con cuanta carga dentro, ¿verdad? A Nairo la vida le ha dado tantos palos, le ha puesto las cosas tan difíciles, que sabe que estos meses, estos años, este tiempo, es cuestión de apretar los dientes y trabajar para luego tener un futuro mejor. Para él y para los suyos. Que quejarse, lamentarse, ver siempre el lado malo de las cosas no sirve de nada, y se pierde el tiempo.

Ojalá hubiera muchos Nairos con los que hablar de vez en cuando, para ponernos los pies en el suelo y dejarnos de tanta gilipollez diaria.

Ver más de Luis Guinea pinchando en el siguiente enlace:

http://www.luisgui.blogspot.com

Comparte
Que ganas de irse de Ghana!!  por Javier de la Varga.
Subimos montañas por caminos de tierra para llegar a la desolada frontera entre Ghana y Togo… Fue sin duda lo más bonito de Ghana su frontera con Togo. …y a medida que nos acercábamos al puesto fronterizo
[leer más][comentarios] 147 Hits [valoración]
El Extremadura-GR100 MTB cierra su mejor año con 42 victorias y casi un centenar de podios
Romero con 18 triunfos, el mejor de la formación extremeña y Alonso, oro enlos nacionales de larga distancia, confirma su extraordinario salto de calidad. La temporada oficial para el equipo de ciclismo de montaña
[leer más][comentarios] 139 Hits [valoración]
Oxfam Intermón Trailwalker ya tiene fecha para luchar contra la pobreza en 2015
La quinta edición del Trailwalker tendrá lugar el 18 de abril en Girona y el 20 de junio en Madrid Una marcha solidaria con una triple motivación: reto personal, trabajo en equipo y carácter solidario, en la
[leer más][comentarios] 136 Hits [valoración]
vuelve la Liga Fextri-Austral este fin de semana en Villanueva de la Serena.
El Duatlón Cros de La Zarza dio el pistoletazo de salida a un otoño cargado deDuatlones en nuestra región, donde Victor Sanchez y Remedios Mendozas fueron losvencedores de este Duatlón, las parejas formadas por Jose
[leer más][comentarios] 161 Hits [valoración]
"Verde" por Javier de la Varga. 27 Octubre 2014, 11.54 Rutas
En nuestro primeros días en Benin hemos podido descansar en el pequeño pueblo de Savalou, después de ya varios meses peleándonos con las lluvias y el fuerte sol que a veces entre las nubes se deja colar. Buscando en
[leer más][comentarios] 183 Hits [valoración]